¿Qué hay de las objeciones de la resurrección física de Jesús?

¿Resucitó Jesús de entre los muertos con el mismo cuerpo que murió?

Sí. Jesús resucitó de entre los muertos con el mismo cuerpo que murió. En Juan 2:19-20, Jesús dice: “Destruid este templo y en tres días lo levantaré. 20Dijeron luego judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tu tres días lo levantarás? 21Mas él hablaba del templo de su cuerpo.” Jesús profetizó que se levantaría de entre los muertos en el mismo cuerpo que iba a morir. Jesús en este momento tiene un cuerpo físico. Él conserva las cicatrices en sus muñecas, pies, frente y Su costado. En otras palabras, Él conserva las heridas de Su crucifixión.

Luego de Su resurrección se le apareció a Tomás: "Luego dijo a Tomás: Pon aquí  tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.” (Jn 20:27). Noten que Jesús aún retenía la abertura de su costado donde fue atravesado: "Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua." (Jn 19:34).

Algunos estudiosos piensan que cuando Jesús apareció a los discípulos en el camino a Emaús en Lucas 24:13-35, la razón por la que no lo reconocieron fue porque Jesús había sido golpeado en Su rostro y Su barba había sido literalmente arrancada; y simplemente no era reconocible. No fue hasta que Él partió el pan y expuso Sus muñecas que ellos vieron quién era. Pero, esto, es sólo una teoría.

Aunque resucitó físicamente, Su cuerpo es un cuerpo glorificado. Es el mismo cuerpo, pero diferente. En 1ª Corintios 15:42-44 dice, “Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. 43Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. 44Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal y hay cuerpo espiritual.”
No sabemos exactamente de lo que es capaz un cuerpo resucitado. Pero, Jesús apareció en habitaciones sin anunciarse. Tal vez tengamos las mismas habilidades en nuestra resurrección.

La resurrección física de Jesús es una doctrina muy importante. 1ª Corintios 15:14 dice: "Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación y vana es también vuestra fe.” La razón de su importancia es que la resurrección física de Jesús es la prueba de que la muerte fue conquistada y que nosotros también seremos físicamente resucitados. Decir que Jesús no resucitó de entre los muertos es decir que la muerte tuvo victoria sobre Él. Si fuese así, estaríamos sin esperanza y el pecado aun tendría su poder.

1ª Corintios 15:53-57: “Pues es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción y que esto mortal se vista de inmortalidad. 54Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. 55¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? 56ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. 57Mas gracias sean dadas, a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.”

 

Este artículo también está disponible en: Inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison