¿Qué importancia tiene que Jesús haya muerto o no por mí?

Tiene mucha importancia que Jesús haya muerto por nosotros ya que es sólo a través de la muerte sustitutiva de Cristo que podemos ser salvos del justo juicio de Dios el Padre. Nuestro pecado es rebelión contra Dios; es infracción de la ley (1 Jn 3:4). La consecuencia del pecado es separación de Dios (Is 59:2) y es muerte (Ro 6:23). Esto significa que estaríamos en problemas el Día del Juicio; pero Dios que es rico en misericordia nos provee un camino para escapar de Su juicio.

Jesús murió en la Cruz llevando nuestros pecados en Su cuerpo (1 P 2:24); Él llevó el castigo del pecado, el cual era la muerte y quitó las consecuencias de ese pecado de nosotros; pero sólo si Usted cree y recibe este sacrificio por fe.

Por lo tanto, sin el sacrificio de Cristo no tenemos esperanza de escapar del juicio de Dios. Es de suma importancia que Jesús haya muerto por nosotros, debido a que sin este sacrificio, estaríamos condenados. Finalmente, Usted debe recibir a Cristo (Jn 1:12) y ser salvo por la fe en Él (Ef 2:8-9). La razón del por qué somos salvos por la fe se debe a que nuestras obras, nuestra propia justicia no son suficientes para complacer a un Dios santo (Is 64:6).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison