Respondiendo a una "refutación" acerca de la pregunta: "¿Es Cristiano el Cristadelfianismo?"

Es un complemento verdadero cuando los grupos que abordo en CARM intentan contestar a los cargos formulados de que no son Cristianos. A continuación encontrará uno de los documentos que encontré en la Web del Cristadelfianismo que intentaron refutar mi documento titulado “¿Es Cristiano el Cristadelfianismo?” el cual se encuentra en:
http://www.biblebeliefs.net/carm/Page3.htm.

Responderé a la “refutación” de mi documento. Sus comentarios están en marrón. Los míos están en verde.

Cristadelfiano:
CARM tiene un acercamiento interesante cuando de condenar varios cultos se trata. Un sistema religioso es tanto “Cristiano”—por lo tanto es capaz de salvar a pesar de tener errores menores, o “no Cristiano”—el cual no sería capaz de salvar debido a sus grandes errores. Los Cristadelfianos, dicen ellos, no son Cristianos. La fe de los Cristadelfianos no puede salvar. ¿Por qué? La mente detrás de CARM ha tomado la decisión misma de evocar las “Tres Doctrinas Esenciales” del Cristianismo. Cualquier grupo que niega una de estas doctrinas no es Cristiano. Estas tres doctrinas son: Jesús es Dios, la resurrección física y la salvación por gracia a través de la fe.

Mi respuesta:
Ningún miembro perteneciente a un culto lo considera a sí mismo como falso. Pero la Cristiandad por definición establece que el Cristadelfianismo es falso. Las Doctrinas Esenciales que tengo en mi página Web no son “evocadas” por mí o por alguien más. Estas doctrinas son esenciales por que lo dice la Biblia. Yo tengo que llamar la atención de las personas acerca de éstas. Para que este autor Cristadelfiano declare que las he evocado me demuestra que no leyó el artículo donde doy amplías referencias bíblicas estableciendo la naturaleza esencial de éstas.

Cristadelfiano:
Ahora bien, ¿de dónde sacó CARM la idea de que estas tres son las doctrinas esenciales del Cristianismo? Ciertamente no de la Biblia. La Biblia enseña que el evangelio es con relación a las cosas del Reino de Dios y el Nombre de Jesucristo. (Hechos 8:12). 
 
Mi respuesta:
Una vez más esta persona falla al citar las Escrituras las cuales he enumerado en ese artículo. Por lo tanto, las enumeraré brevemente aquí:

  1. Jesús es Dios en carne
    1. 1ª Juan 4: 2-3: “Por esto conocen el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; 3y todo espíritu que no confiesa que Jesús no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, del cual ya han escuchado que está viniendo, y ahora está listo en el mundo.”
      1. El versículo anterior necesita ser referenciado con el de Juan 1: 1, 14 (también escrito por Juan), donde declara que la Palabra era Dios y la Palabra se hizo carne. En 1ª Juan 4:2-3, Juan no está simplemente declarando que Jesús existió, lo cual sería demasiado obvio. Aquí está tratando más bien con el tema de la encarnación.
      2. Así mismo, Jesús dice en Juan 8:24: “Por lo tanto les dije, que morirán en sus pecados. Porque si no creen que Yo soy, morirán en sus pecados.”
        1. “YO SOY” es una frase que usó para describirse a sí mismo en Éxodo 3:14.
  2. Salvación por Gracia
    1. “Porque es por gracia que han sido salvos, a través de la fe—y esto no de ustedes, este es un regalo de Dios—no por obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios 2: 8-9). “Ustedes que están tratando de ser justificados por la ley se han alejado de Cristo; han caído lejos de la gracia.” (Gálatas 5:4).
  3. La Resurrección de Cristo
    1. “Y si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación es inútil lo mismo que nuestra fe.” (1ª Corintios 15:14). “Y si Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es vana; ustedes todavía están en sus pecados.” (1ª Corintios 15:17).
      1. Negar la resurrección física de Jesús es negar la obra de Jesús, el sacrificio y nuestra resurrección futura.
      2. Estos versículos claramente declaran que si Usted dice que Jesús no resucitó de la muerte (en el mismo cuerpo que Él murió: Juan 2:19-21), entonces su fe es inútil.

Cristadelfiano:
CARM dice que los Cristadelfianos niegan la doctrina esencial de que Jesús es Dios en carne. Los Cristadelfianos creen que Jesús es de la misma carne caída, ninguna buena sustancia con la que está compuesta el resto de la humanidad: carne pecadora. De acuerdo a CARM y debido a esto, ellos siguen a un Jesús falso, y “ellos están condenados”. Sin embargo, Jesús nunca predicó que nosotros tenemos que creer que Él es Dios—ésta no es una doctrina esencial. De hecho, esta no es una doctrina. El Antiguo Testamento enseña Un Dios y Padre de todos, no Un Dios, un Padre, un Hijo y un Espíritu Santo. El Nuevo Testamento debe enseñar la misma cosa, ya que Dios no cambia. Soy conciente de que estoy argumentando sin soporte Bíblico: esto se debe a que no quiero repetir lo que está dicho en la sección de la Trinidad en esta página Web. Si Usted quiere ver la prueba de que Jesús fue hecho de carne pecadora, vaya allá.

Mi respuesta:
La Biblia no enseña que Jesús tuvo una naturaleza pecadora. La Biblia enseña que Jesús fue sin pecado (1ª Pedro 2:22). Él fue tanto Dios como hombre al mismo tiempo. Colosenses 2:9 dice: “por que en Él habita toda la plenitud de la deidad en forma corporal.” Juan 1: 1, 14 dice: “En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios…Y la Palabra se convirtió en carne, y habitó entre nosotros, y vimos Su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y verdad.” En la medida en que Jesús no enseña que nosotros necesitamos creer que Él era Dios, simplemente necesitamos mirar Sus propias palabras en Juan 8:24: “a menos que crean que Yo soy, morirán en sus pecados.” Otra vez aquí Jesús usa el título “Yo soy” en referencia a Sí Mismo. Claro está que muchos cultistas declaran que Jesús estaba simplemente diciendo que Él era el Mesías. Pero note que en Juan 8:58, Jesús dice: “antes que Abraham naciera, Yo soy.” A lo dicho por Jesús, los Fariseos recogieron piedras para matarlo, pero Jesús escapó. Entonces, en Juan 10: 30-33, nuevamente recogieron piedras para matarlo a Él y la razón que dieron era porque siendo un hombre declaraba ser Dios (Juan 10:33). Cuando Jesús dice “Yo soy” se estaba igualando a Sí Mismo con el mismo nombre de Dios que encontramos en Éxodo 3:14 donde Dios le dice a Moisés: “YO SOY QUIEN YO SOY”; y le dijo: “Así le dirás a los hijos de Israel: YO SOY te ha mandado.”

Cristadelfiano:
CARM también habla de una de las doctrinas de los Cristadelfianos como de “absoluta herejía” y “doctrina demoníaca”. Esta es la doctrina por la que Jesús Mismo tuvo que ser salvo. ¿Por qué es esta doctrina demoníaca? La madre de Jesús requirió expiación para que naciera (Lucas 2:24) lo cual no habría sido necesario a menos que ella estuviera dando a luz a una criatura caída.

Mi respuesta:
La razón por la que la doctrina Cristadelfiana es tan mala se debe a que niega que Jesucristo sea Dios y establece que Jesús fue un pecador que necesitó de la salvación. Esto es una blasfemia.

Cristadelfiano:
CARM también dice que los Cristadelfianos niegan la doctrina esencial de la salvación por gracia a través de la fe. Cito: “Los Cristadelfianos agregan una obra a la salvación. Ellos dicen que el bautismo es parte del proceso de la salvación. Pero el bautismo no es necesario para la salvación. En cambio, esta es una representación externa de la realidad interior en la regeneración (1ª Pedro 3:21), una señal de pacto de la obra de Dios en el corazón (Colosenses 2:11-12).” Este es un lenguaje florido sin significado real: ¿realidad interior? ¿Una señal de pacto de la obra de Dios en el corazón? Notará que cuando está escribiendo y coloca una referencia de la Biblia en paréntesis al final de una oración se supone que la usa para apoyar lo que ha dicho. Sin embargo, las dos referencias que ellos citaron no tienen nada que ver con las realidades interiores o el corazón. ¿Qué dice Colosenses 2:11-12? Hablando de Cristo: “En quien ustedes también son circuncidados con la circuncisión no hecha de manos, al echar fuera el cuerpo pecaminoso de la carne en la circuncisión de Cristo.” En el contexto, Pablo está explicando que las tradiciones de los hombres tales como la circuncisión son obsoletas (v. 8). Escribiendo a los creyentes Colosenses (la mayoría Gentiles incircuncidados) les dice que a través de la circuncisión de Cristo, han echado fuera los pecados de la carne y pueden ser redimidos. ¿Cuál es esta “circuncisión de Cristo” que se requiere para echar fuera el pecado? Lea el versículo 12: “Sepultados con él en el bautismo, en el cual también son resucitados con él a través de la fe en el poder de Dios, el cual lo levantó de la muerte.” Cuando una persona es sumergida en agua, está figurativamente sepultada y resucitada con Cristo. Por medio de este acto de fe, podemos obtener la resurrección de la muerte, ya que Dios levantó a Cristo de la muerte y nosotros somos “sepultados con Cristo.”

Mi respuesta:
El bautismo es una parte importante del Cristianismo. Todos los cristianos deberán ser bautizados. Pero el bautismo no es un requisito importante para la salvación. Esto lo podemos ver cuando miramos las Escrituras como un todo las cuales nos dicen que somos justificados (hechos justos) por la fe (Romanos 5:1), no la fe y algo más que hacemos (Romanos 4:5); las personas en Hechos 10:44-48 eran salvas antes del bautismo; ese bautismo no es parte del evangelio que salva (1ª Corintios 15:1-4); además, Pablo fue enviado por Cristo Mismo a predicar el evangelio no a bautizar (1ª Corintios 1:17). Por favor, lea más acerca de esto: “¿Es el Bautismo Necesario para Salvación?”

 
Cristadelfiano:
También debo decir de cómo CARM condena el bautismo como las obras de la Ley. Pablo en sus epístolas habla con frecuencia acerca de cómo las obras de la Ley ya no son más necesarias para ser salvos. La Ley se había puesto vieja como una prenda de ropa; había sido un maestro para enseñarles a los Judíos acerca del Mesías prometido. Todo esto está bien y es bueno. Ahora, observe cómo CARM se extiende en el razonamiento principal. Romanos 3:20 nos dice que: “por las obras de la ley ninguna carne será justificada a la vista de él [a la vista de Dios]”. Esta es la ley de Moisés, la cual a este punto se ha convertido en obsoleta. Pero en otras palabras, CARM dice que nosotros no somos salvos por hacer algo de esto. ¿De dónde vino eso? Nosotros no somos salvos por la Ley de Moisés: somos salvos por gracia, a través de la fe. Y como Colosenses 2:12 nos dice, el bautismo ¡sí es la operación de nuestra fe! El bautismo es necesario para la salvación.

Mi respuesta:
No quiero llegar a una disertación acerca del bautismo como parte de la regeneración y sus errores. La mención que hice anteriormente del artículo “¿Es el Bautismo Necesario para Salvación?” vale la pena leerla aquí.

Cristadelfiano:
La conclusión de CARM a esta sección es que el Cristadelfianismo es una religión falsa. Ellos son sinceros, pero la “sinceridad no es un puente que puede cubrir el espacio entre Dios y el hombre. Sólo la sangre real de Jesús lo hace.” Estoy de acuerdo. La sinceridad no nos puede salvar. Sin embargo, CARM no nos ha demostrado que el Cristadelfianismo es una religión falsa.

Mi respuesta:
El hecho de que el Cristadelfianismo niega que Jesús sea Dios en carne es suficiente para hacer de este grupo un culto no Cristiano. La fe es tan buena dependiendo en quién Usted la pone. Los Cristadelfianos tienen a un “salvador” con una naturaleza pecadora el cual necesitó a sí mismo ser salvo. Esta versión de Jesús pecador no salva a nadie. El Jesús verdadero no necesita salvador. Los Cristadelfianos no tienen al Jesús verdadero y debido a esto, la fe de ellos es inapropiada y vana.
 
Apreciado lector, no sea engañado por los Cristadelfianos. Jesús es Dios en carne. Es el único Dios que nos puede salvar de nuestros pecados. Tenemos a un Sumo Sacerdote perfecto y santo: Jesús. Él fue sin pecado, nos amará por siempre y nos mantendrá cerca de Él. Pero el Jesús de los Cristadelfianos, nuestro hermano mayor, el cual tiene una naturaleza pecadora, es falso y un Cristo Cristo no puede salvar.

Jesús dijo: “Porque falsos Cristos y falsos profetas se levantarán y mostrarán grandes señales y maravillas, que engañarán si es posible aún a los elegidos.” (Mateo 24:24).

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison