¿Resucitó Jesús de entre los muertos?

Esta es una de las preguntas más importantes en toda la historia de la humanidad. Si Jesús resucitó de entre los muertos, entonces, todo lo que se dice acerca de Él es verdad. Si Él no resucitó de entre los muertos, entonces, lo que se dice acerca de Él no es verdad. Jesús afirmó ser el único camino hacia Dios (Jn 14:6); Él afirmó ser capaz de perdonar pecados (Lc 5:20); también afirmó ser divino (Juan 8:24, 25; 8:58; comparar con Éxodo 3:14). Por lo tanto, sus extraordinarias afirmaciones están atadas a Su resurrección. 

Claro está, que una cosa es “decir” que Jesús resucitó de los muertos y otra es probarlo. Pero el problema es que nosotros no podemos probar que Él resucitó de entre los muertos. La razón se debe a que los documentos que lo describen tienen casi 2.000 años de antigüedad. A lo mejor, todo lo que podemos hacer es mirar en esos documentos para determinar si son creíbles y exactos. Si estos sí son así, entonces, lo que tenemos que hacer es mirar lo que estos dicen y ver si sostienen Su resurrección o no. Entonces, es decisión de cada persona aceptar o rechazar las afirmaciones que son presentadas.

Esto se convierte en un tema importante ya que las presuposiciones de una persona gobernarán cómo él/ella interpreta la información. Si una persona presupone que Dios no existe, o que los milagros no pueden suceder, entonces, sería virtualmente imposible convencer a tal persona de que la resurrección sí sucedió. De otro lado, si una persona presupone que existe un Dios y que los milagros pueden suceder, entonces, sería más fácil convencer a una persona de que la resurrección de Jesús sí sucedió. Entonces, ¿cuáles son sus presuposiciones? ¿Permiten sus presuposiciones mirar en forma objetiva la evidencia a fin de hacer una conclusión “imparcial” al respecto?

En mi artículo ¿Podemos creer en el Nuevo Testamento como un documento histórico?, yo cubro la información necesaria para validar los documentos del Nuevo Testamento transmitidos a nosotros hasta hoy, como exactos y confiables. Si está interesado en conocer detalladamente acerca de este tema, por favor, haga clic en el enlace anterior. Sin embargo, aquí revisaré en forma breve la información.

El Nuevo Testamento es confiable

Primero que todo, los documentos del Nuevo Testamento tienen una mayor fiabilidad que cualquier otro documentos perteneciente a la antigüedad. Los documentos del Nuevo Testamento son 99.5% textualmente puros. Esto significa que sólo la mitad de ese 0.5% de todas las 26.000 copias que tenemos de los varios documentos que incluyen el Nuevo Testamento, presentan alguna pregunta acerca del texto. Adicional a esto, tenemos la increíble cantidad de copias y sus casi 100% de acuerdo, y podemos fácilmente concluir que la transmisión de los documentos ha sido extremadamente confiable. Si algunos quieren desechar los documentos del Nuevo Testamento considerándolos corruptos, entonces, ellos deben también desechar todos los otros documentos antiguos que incluirían los escritos de Platón, Sócrates, Aristóteles, y muchos otros; ya que ninguno de esos escritos se aproxima siquiera al número de manuscritos en existencia con que cuenta el Nuevo Testamento ni que decir de su credibilidad o exactitud de las copias existentes de esos documentos.

Segundo, debido a que los documentos son confiables, entonces, lo que tenemos que hacer es mirarlos para determinar si su contenido sostiene o no la resurrección de Jesús. En este punto, se volvería muy fácil demostrarlo ya que la Biblia sí enseña definitivamente que Jesús resucitó de entre los muertos. Existen muchas Escrituras que enseñan la resurrección de Jesús. A continuación hay tres:

  • Lucas 24:5-6: “y como tuvimos temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? 6No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea,”
  • Juan 2:19-21: “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. 20Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? 21Mas él hablaba del templo de su cuerpo.”
  • 1ª Corintios 15:3-4: “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforma a las Escrituras; 4y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;”

¿Resucitó Jesús de entre los muertos? De acuerdo a la Biblia, sí; Él lo hizo.

Para mayores detalles, ver los siguientes artículos: ¿Resucitó Jesús de entre los Muertos? Un Resumen y ¿Es del Jesús histórico la tumba vacía?

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison