Si Jesús es Dios, entonces, ¿por qué no sabía el tiempo de Su regreso?

Por Matt Slick

“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. 36Pero del día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. 37Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.” (Mt 24:35-37).

Si Jesús es Dios en carne, entonces, ¿no tendría que saber Él cuándo sería el día y la hora de Su regreso? Después de todo, Dios sabe todas las cosas; por lo tanto, si Jesús no sabe todas las cosas no puede ser Dios.

Esta es una buena pregunta usada como objeción con mucha frecuencia por los Testigos de Jehová y también por los Cristadelfianos.

Jesús fue tanto Dios como hombre. Él tenía dos naturalezas: la divina y la humana al mismo tiempo. Esta enseñanza es conocida como la Unión Hipostática; esto es, la unión de dos naturalezas en una persona. De acuerdo a Hebreos 2:9, Jesús “…fue hecho un poco menor que los ángeles,…”; en Filipenses 2:5-8 se dice que Jesús “…se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres…” y Colosenses 2:9 que “…en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,” Jesús fue tanto Dios y hombre al mismo tiempo.

Como hombre, Jesús cooperó con las limitaciones de ser un ser humano. Esta es la razón por la cual tenemos versículos como el de Lucas 2:52: “Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.” Por lo tanto, en este punto de su ministerio Él podría decir que no sabía del día ni la hora de Su regreso. Ésta no es una negación de Su ser como Dios, sino una confirmación de Él como hombre.

También, la lógica de que Jesús no podía ser Dios porque no sabía todas las cosas trabaja en dos sentidos. Si pudiéramos encontrar un pasaje en la Escritura que diga que Jesús sí sabía todas las cosas, entonces, esto probaría que Él era Dios, ¿no es así?

“Le dijo la tercera vez: ‘Simón, hijo de Jonás, ¿me amas?’ Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ‘¿Me amas?’ y le respondió: ‘Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo.’ Jesús le dijo: ‘Apacienta mis ovejas’”. (Jn 21:17).

Jesús no corrigió a Pedro diciéndole: “Espera Pedro. Yo no conozco todas las cosas.” Él dejó que Pedro continuara con su declaración de que Jesús lo sabía todo; por lo tanto, esto, tiene que ser verdadero.

Pero si tenemos un versículo que dice que Jesús no sabía todas las cosas y otro que dice que Él sí sabía todas las cosas, ¿es entonces esto contradictorio? No. No lo es. Antes de la crucifixión y resurrección de Jesús Él dijo que sólo el Padre sabía el día y hora de Su regreso. No fue hasta después de Su crucifixión y resurrección que se le atribuye la omnisciencia a Jesús. Como dije anteriormente, Jesús estaba cooperando con las limitaciones de ser un hombre y llevó a cabo Su ministerio en esta tierra, siendo glorificado después de Su resurrección; sin embargo, Él siguió siendo un hombre. (Compare Colosenses 2:9 con 1ª Timoteo 2:5). Después de la resurrección de Jesús, Él tenía la habilidad para aparecer y desaparecer de acuerdo a Su voluntad. Esta no es una habilidad normal en un hombre; pero esta es la habilidad normal de un hombre resucitado y glorificado. Jesús fue diferente después de la resurrección. Hubo un cambio; Él era todavía un hombre pero sabía todas las cosas.

Para lectura adicional, por favor, vea las dos naturalezas de Jesús.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison