¿Significa 1ª Corintios 11:4-5 que una mujer nunca debería cortarse el cabello?

  • “Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta su cabeza. 5Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado.” (1 Co 11:4-5)

En la sociedad de la antigua Grecia era costumbre que los hombres mantuvieran sus cabezas descubiertas durante la adoración. La costumbre de las mujeres era mantener sus cabezas cubiertas para mostrar reverencia a Dios. Pero hoy día, esa costumbre ya no es guardada ni observada.

Por lo tanto, este versículo no dice que una mujer no deba cortarse el cabello.

“Parece ser que la consigna en Corintio de que “todo es permitido”, se había aplicado también a las reuniones de la iglesia, y las mujeres de Corintio habrían expresado ese principio al quitarse sus vestidos distinguidos que las caracterizaban. Pero más importante parecería ser que ellas habían rechazado el concepto de subordinación dentro de la iglesia—y tal vez dentro de la sociedad—y con esto, cualquier símbolo cultural—como el de la cabeza cubierta por ejemplo—que podría haber estado unido a este concepto de rechazo. De acuerdo a Pablo, para que una mujer se quitara lo que cubría su cabeza, no era un acto de liberación sino de degradación. Ella podría también entonces, afeitarse su cabeza como una señal de desgracia (“Las Tesmoforias” de Aristófanes, 837). Al hacerlo, ella se deshonraba a sí misma y al hombre, su cabeza espiritual.”1

Para una mujer, en ese contexto cultural, quitarse lo que cubría su cabeza era sugerir igualdad con los hombres en la iglesia. Ahora bien, debemos ser cuidadosos. No estamos diciendo que las mujeres no son iguales a los hombres en cuanto a los privilegios en la iglesia, ya que en Cristo no hay ni hombre ni mujer (Gá 3:28). Sin embargo, en el área de la autoridad de la iglesia sí hay una diferencia. Dios ha establecido que el hombre sea la cabeza de la mujer (Ef 5:23) y las mujeres no están para ser pastores y ancianos (Tit 1:5-6). Esta es una estructura establecida por Dios. Por lo tanto, la autoridad de Dios sobre los hombres era muy importante, razón por la que los hombres oraban sin cubrirse la cabeza mientras que las mujeres sí tenían que cubrirse sus cabezas. ¿Por qué? Pablo lo dice en el versículo 7-10:

  • “Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón. 8Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, 9y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. 10Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles.”

Por lo tanto, Pablo está hablando acerca de autoridad. Cuando reconocemos la autoridad de Dios sobre nosotros, nos estamos sujetando a Su autoridad. De igual manera, cuando las mujeres se cubrían la cabeza, estaba públicamente demostrando su sujeción a la autoridad establecida sobre ellas.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. Walvoord, John F., y Zuck, Roy B., “El Comentario del Conocimiento de la Biblia” (“The Bible Knowledge Commentary”), Wheaton, Illinois: Scripture Press Publications, Inc., 1983, 1985.

 

 

 

 
 
CARM ison