Testimonio de Christian Ibarra Castillo

Yo nací en una familia donde no teníamos definidas nuestras creencias, donde nos tomábamos la vida muy a la ligera. Llegó el tiempo en el que yo llegué a la Secundaria y mis hermanos al mismo tiempo a la Preparatoria. Mi papá nos puso en una Escuela Cristiana por los valores que se nos inculcarían, y así sucedió. Toda mi familia terminó dedicando su vida a Cristo.

El tiempo pasaba y el día llegó cuando empecé a pensar acerca de si estaba en la religión correcta. Mi madre tenía una amiga Testigo de Jehová que invitaba varias veces a la casa, y que como fiel a sus creencias trató de mostrarnos "su verdad". Principalmente siempre me ponía a defensa de mi fe en Cristo, aun sin mucho conocimiento acerca de Él, por lo que la Testigo de Jehová empezó a  confundirme. Fue aquí el inicio del problema.

Yo con una gran duda quería adorar a Dios como Él quería, así que comencé a investigar; primero buscando en Internet encontré las creencias de los Testigos, pero al mismo tiempo, encontré páginas que hablaban de sus contradicciones.

Yo me considero muy conservador por lo tanto que me traten de cambiar de religión es casi imposible y ahora menos, ya que estoy 100% seguro de mi fe en Cristo. Con todo esto me interesé mucho y aunque la Testigo de Jehová seguía visitando mi casa, sentía que no estaba seguro. Después de un tiempo me compré un libro titulado "Cómo presentar el Evangelio a los Testigos de Jehová". Ahí fue cuando descubrí que la verdad estaba en Jesucristo y no en una organización religiosa como La Watchtower. Así fue como me interesé por ayudar a estas personas; aunque soy una persona joven he sorprendido a muchos "fieles" de los Testigos de Jehová al poder responder sus dudas. Junto con los estudios en MIAPIC, he podido compartir a mis amigos Testigos de Jehová lo que lleva al verdadero conocimiento de la Palabra.

Yo creo que sólo hay un Dios verdadero (Is 43:10; 44:6); y Jesús es el Dios verdadero encarnado (1 Jn 5:20).

Una ayuda para nuestros amigos Testigos de Jehová. De un verdadero siervo de Jehová,

Christian Ibarra Castillo.

 

 

 

 
 
CARM ison