Vamos a hacer al hombre a nuestra imagen

Hay muchos versículos en el Antiguo Testamento donde Dios habla en plural. Muchos trinitarios citan estos versículos para ayudar a sostener la doctrina de la Trinidad debido a que sugieren fuertemente que más de una persona existe en la Divinidad.

  • “Entonces dijo Dios: ‘Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.” (Gn 1:26).
  • “Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.” (Gn 3:22).
  • “Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero.” (Gn 11:7).
  • “Después oí la voz del Señor, que decía: ‘¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?’ Entonces respondí yo: ‘Heme aquí, envíame a mí.” (Is 6:8).

Aquellos que se oponen a la doctrina de la Trinidad dicen que Dios está hablando de Sí Mismo en sentido “real”, en un “plural de majestad.” Ellos pueden decir esto, pero bíblicamente no hay ningún registro de un rey o un gobernante hablando de sí mismo en un sentido plural o en la tercera persona. Así, que no existe ningún soporte bíblico de Dios hablando de Sí Mismo de esta forma.

Con relación a Gn 1:26, aquellos que niegan la Trinidad dicen que cuando Dios dice: “Hagamos…” Él está hablando teniendo en Su mente a los ángeles. El problema con esto es que los ángeles no crean. No existe ninguna evidencia bíblica de que los ángeles hayan creado algo. Vemos en Isaías 44:24: “Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: ‘Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo;” Dios hizo todas las cosas. Por lo tanto, el “nosotros” en “Hagamos al hombre a nuestra imagen” no puede provenir de los ángeles. Aún más, las personas no están creadas a la imagen de los ángeles, sino de Dios.

Los tres versículos en Génesis no prueban que la Trinidad es verdadera. Sin embargo, estos no pueden ser negados por la sola suposición de que Dios está hablando de Sí Mismo en la forma de tercera persona.

Aún más, note la fuerza del versículo en Isaías 6:8, que Dios está hablando en singular y después, cambia al plural. Él dice: “‘¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?’” Esta es la forma inusual de la construcción en la oración. Quien habla en el singular se refiere a sí mismo en el plural.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison