Versículos acerca del Bautismo con Respuestas

En Mayo 13 de 2008, Matt Slick se encontraba en un debate formal con un creyente Unitario el cual decía que el bautismo era necesario para la salvación. A continuación están las notas de Matt Slick que preparó para este debate. Se colocaron aquí como ayuda adicional para los lectores.

Si a Usted le gustaría leer el documento de apertura que se leyó en el debate, por favor, vea la Declaración de Apertura acerca del Bautismo de Matt Slick.

  1. Mateo 28:19-20: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.”
    1. Este versículo no dice que el bautismo es necesario para salvación. Dice que el bautismo es parte del trabajo de hacer discípulos.
    2. Si el bautismo fuera necesario para salvación entonces, también sería verdad que enseñarle a los discípulos a observar todo lo que Jesús ordenó es por lógica, necesario. Pero esto sería salvación por obras. En vez de esto, Jesús está declarando explícitamente cómo hacer discípulos: bautizándolos y enseñándoles a observar lo que Cristo ordenó.
  2. Marcos 16:16: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”.
    1. Podría fácilmente decirse que aquel que cree y va a la iglesia será salvo. Lo cual es verdad. Pero es la creencia lo que salva, no el creer y el ir a la iglesia. De igual manera, si Usted cree y lee su Biblia, será salvo. Pero no es el leer la Biblia lo que lo salva a Usted.
    2. De igual forma, aquellos que creen y son bautizados serán salvos. Pero el énfasis está en la fe, no en el bautismo. Note que Marcos 16:16 dice que aquel que no cree será condenado. Si el bautismo fuera necesario para la salvación, entonces tendríamos que encontrar en algún lugar de la Escritura el efecto que se tendría sobre su vida, en caso de que no fuera bautizado ya que Usted no sería salvo. Pero nunca encontraremos tal clase de declaración.
  3. Lucas 7:30: “Mas los fariseos y los intérpretes de la ley desecharon los designios de Dios respecto de sí mismos, no siendo bautizados por Juan.”
    1. El bautismo del cual se habla en este versículo no es un bautizo Cristiano. Es el bautismo de Juan y éste no se puede usar para sostener la posición que es necesario para salvación.
  4. Juan 3:1-6: “Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. 2Este vino a Jesús de noche, y le dijo: ‘Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él’. 3Respondió Jesús y le dijo: ‘De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.’ 4Nicodemo le dijo: ‘¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?’ 5Respondió Jesús: ‘De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.’”
    1. El bautismo Cristiano no había sido todavía instituido cuando Jesús habló estas palabras. ¿Cómo podría ser éste el bautismo Cristiano al que se hace referencia? Nicodemo podría estar pensando probablemente acerca del bautismo de arrepentimiento de Juan y ciertamente no en el bautismo Cristiano, ya que éste, como está anotado anteriormente, no había sido todavía instituido por Cristo. Hay que señalar que cuando Jesús dice que debemos nacer de nuevo, lo que realmente está diciendo en el Griego, es que debemos nacer “de arriba”. Las palabras correctas son: “nacer de arriba”.
    2. Existen cinco Interpretaciones diferentes para estos versículos:
      1. El agua se refiere al nacimiento natural.
        1. La primera opción, es que en el contexto, las palabras de Jesús están tratando con el ser nacido “de nuevo” (3:3). Nicodemo responde mencionando la experiencia de nacer del vientre (v. 4). Entonces Jesús habla del agua y del Espíritu, y dice: “Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.” (3:6). La implicación es, que el primer nacimiento es el nacimiento natural y el segundo nacimiento es el nacimiento espiritual. En otras palabras, el segundo nacimiento según el pensamiento de Nicodemo, es volver por segunda vez al vientre de la madre y nacer de nuevo. Sin embargo, este punto de vista no es el más sostenido comúnmente.
      2. El agua, en este pasaje, se refiere a la Palabra de Dios.
        1. Los versículos que parecen sugerir esto están en Efesios 5:26: “para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra.” Algunas personas creen que el lavamiento del agua es llevado a cabo por la Palabra de Dios.
        2. Juan 7:37-38: “En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: ‘Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.’”
      3. El agua se refiere al Espíritu Santo.
        1. El tercer punto de vista dice que el agua se refiere al Espíritu Santo. Tal vez Nicodemo estaba recordando a Ezequiel 36:25-26: “Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. 26Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. 27Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.” Ciertamente, las propias palabras de Jesús son aplicables aquí cuando Él dice en Juan 7:37-39: “En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: ‘Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.’ 39Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.”
      4. El agua se refiere al ministerio de Juan el Bautista.
        1. Este punto de vista dice que el agua es con referencia al agua del bautismo de arrepentimiento enseñado por Juan el Bautista. Mateo 3:1-6 describe el ministerio de Juan en el desierto, su enseñanza acerca del arrepentimiento y bautizar a las personas en ese arrepentimiento. En el contexto, el primer capítulo de Juan menciona a Juan el Bautista en los versículos 6-8 y 19-36. Si el ministerio de Juan es aquí el punto de vista, entonces Jesús hubiera estado hablando del “bautismo” (la ordenanza de iniciación) de arrepentimiento predicado por Juan el Bautista.
        2. El agua se refiere al bautismo en agua como un requisito para salvación.
          1. Pero esto significaría que no somos justificados por la fe.
          2. Se estaría agregando un requisito ritualista a la salvación.
  5. Juan 19:34: “Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.”
    1. Esto no tiene nada que ver con el agua del bautismo. Cuando alguien muere crucificado, el corazón se rompe, los elementos de la sangre se separan y el agua se filtra en la cavidad torácica. Este es el porqué el soldado le abrió Su costado: necesitaba verificar que la muerte de Jesús había ocurrido.
  6. Hechos 2:38: “Pedro les dijo: ‘Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.’”
    1. Lo que está sucediendo aquí es que el arrepentimiento y el perdón de pecados están conectados. Parafraseando el versículo: “Arrepiéntanse todos ustedes, cada uno sea bautizado y todos Ustedes recibirán perdón.” No es el bautismo el que da perdón de pecados sino el arrepentimiento. Verá Usted, el arrepentimiento es una marca de la salvación ya que es dada por Dios (2 Ti 2:25) y se le es dada sólo a los creyentes. En este contexto, sólo la persona regenerada, arrepentida, será bautizada. El bautismo es la manifestación del arrepentimiento, ese regalo de Dios que es la señal del corazón circuncidado. Esta es la razón por la que Pedro dice: “Arrepentíos, y bautícese cada uno…”
    2. El argumento Unitario dice que la palabra “para” significa que Usted está siendo bautizado “para” poder recibir perdón de pecados. Una vez más, si esto es lo que significa, entonces nosotros no estamos recibiendo el perdón de pecados cuando creemos sino después de haber llevado a cabo un ritual. ¿Es también un ritual requisito para nuestra salvación? ¿Existe una obra que debamos llevar a cabo para poder ser salvos?
    3. Bíblicamente, una obra es un ritual, una ley que debemos seguir. La circuncisión fue justamente eso: un ritual, una ceremonia. Pablo condena a los Judaizantes por agregar ese ritual, esa ceremonia a la gracia de Dios la cual es una herejía. Él los condenó inmediatamente porque le agregaron a la salvación un requisito ceremonial.
    4. El bautismo es un ritual, es una ceremonia. Si éste fuera necesario para la salvación, entonces, un ritual debe ser guardado para poder obtener el perdón de Cristo. Esto es: salvación por gracia y ritual, no salvación por gracia a través de la fe.
    5. La fe ocurre cuando Usted cree siendo justificado por la fe, de otra forma, Usted no sería justificado por la fe. Así que, este versículo no puede significar el que tengamos que ser bautizados en agua para poder tener perdón de nuestros pecados.
    6. Este significa que somos bautizados para identificarnos con el perdón de pecados.
    7. Marcos 1:4: “Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados.”
    8. Si queremos también entender este versículo como si el bautismo fuera necesario para la salvación, entonces, también tenemos que entender que el arrepentimiento es necesario. Pero esto, es un problema, ya que requeriría que fuéramos buenos para ser salvos; y así entonces, seríamos justificados por las obras y no por la fe. Estamos, claro está, supuestos a arrepentirnos de nuestros pecados, pero no es el arrepentimiento de pecados lo que nos da la salvación; más bien, es la salvación la que nos trae arrepentimiento ya que los no creyentes no se volverán de sus pecados. Sólo los creyentes buscarán la forma de honrar a Dios.
  7. Hechos 8:35-38: “Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. 36Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: ‘Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? 37[Felipe dijo: ‘Si crees de todo corazón, bien puedes.’ Y respondiendo, dijo: ‘Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.’”] 38Y mandó parar el carro, y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.”
    1. No hay nada en estos versículos que muestren que el bautismo es necesario para la salvación. Solamente dicen que el eunuco fue bautizado pero después de que creyó. Esto muestra que una persona tiene que ser bautizada inmediatamente después de recibir a Cristo, creyendo en Él.
  8. Hechos 22:16: “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados invocando su nombre.”
    1. Lo que lavaba sus pecados no era el agua; sino invocar el nombre de Jesús.
    2. Los versículos no dicen que el ser bautizado lava los pecados. Éste dice: “…bautízate, y lava tus pecados invocando su nombre.” Lo que lava nuestros pecados es invocar Su nombre; lo que significaría que somos salvos por gracia a través de la fe, no por gracia a través de la fe en el bautismo.
  9. Ro 6:3-5: “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 5Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en su resurrección.”
    1. Aquí, la frase “bautizados en” significa “identificarse con”. Esto no indica que el bautismo es el medio por el cual entramos en unión con Cristo. Esto sería comunión ritualista y Pablo de ninguna manera enseñó que un ritual fuese necesario para poder ser salvo.
    2. Pablo en cambio enseñó que el bautismo representaba la identificación con Cristo. Considere 1 Co 10:1-4: “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; 2y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, 3y todos comieron el mismo alimento espiritual, 4y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.” Podemos ver por lo tanto, que por ser bautizados en su identificación no fue el medio por el cual fueron salvos.
  10. 1 Co 12:13: “Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.”
    1. De cuál bautismo está hablando, ¿del bautismo de agua o del bautismo del Espíritu?
    2. Ef 4:5 nos dice que hay “un sola fe, un solo Señor, un solo bautismo.”
    3. Si esto significa pertenecer a la iglesia por ser bautizados en agua—y nadie estaría en la iglesia Cristiana a menos que haya pasado por este ritual—pero si esto es así, significaría que la salvación no es por fe, sino por fe y un ritual.
    4. El mismo versículo aquí nos dice que a todos se nos ha dado de beber de un mismo Espíritu. Esto obviamente es un uso figurativo, lo cual nos dice dos cosas: Primera, alude al bautismo del Espíritu, no del agua. Segunda, si queremos que el bautismo, del cual se habla aquí signifique agua, ¿por qué no se nos pide también literalmente beber del Espíritu? No tiene sentido tratar de arreglar el texto. Por lo tanto, este versículo no está tratando con el bautismo del agua, sino con el bautismo del Espíritu.
    5. Hechos 11:16: “…Juan ciertamente bautizó en agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.”
    6. Juan 7:38-39: “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. 39Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.”
  11. Gá 3:27: “porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.”
    1. El bautismo de agua no es mencionado en el versículo. Este es probablemente una referencia al bautismo del Espíritu Santo. 1 Co 12:13 dice: “Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.”
    2. Pablo enseñó que el bautismo representaba la identificación con Cristo. Considere 1 Co 10:1-4: “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; 2y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, 3y todos comieron el mismo alimento espiritual, 4y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.” Podemos ver por lo tanto, que por ser bautizados en su identificación no fue el medio por el cual fueron salvos.
    3. El bautismo es la identificación con Cristo, lo que significa primeramente haber venido a la fe, haber muerto al pecado y resucitado con el Señor Jesucristo.
    4. La frase “…estáis revestidos.”, podría ser tal vez una referencia a las prendas de vestir del hombre Romano cuando se suponía que dejaba de ser un niño.
  12. Ef 5:25-26: “Maridos, amada a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra.”
    1. Aquí no se menciona el bautismo para nada. Pablo asocia el lavamiento que hace el agua por la Palabra.
    2. Si este pasaje se está refiriendo al bautismo en agua esto significaría que Cristo es el único que está llevando a cabo el acto de bautizar ya que dice: “…así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra.”, lo cual significaría bautismo.
    3. La verdad es que cuando guío a mi esposa en los devocionales con la Palabra, ella es lavada con la Palabra de Dios. Esta es la forma como la amo y al declarar la Palabra sobre su vida, ésta, la lava.
  13. Col 2:12: “sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.”
    1. Este versículo no muestra la necesidad de ser bautizado para poder ser salvo. Simplemente habla acerca de nuestra identificación con Cristo y de nuestro bautismo. En ninguna parte dice que el bautismo es necesario para salvación.
    2. En todo caso, este versículo en su contexto iguala al bautismo con la circuncisión: Col 2:11-12: “En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal. 12sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.” Pablo está relatando el ritual de la circuncisión con el ritual del bautismo los cuales son señales de pacto.
      1. Este versículo de ninguna forma dice que el bautismo en agua es necesario para salvación. Pero sí iguala juntamente a la circuncisión y al bautismo. En necesario recordar la forma como Pablo condenó a los Judaizantes por que estaban exigiendo el ritual de la circuncisión para ser salvos. Tenemos aquí un caso manejado con firmeza al afirmar que el requisito del bautismo como el de la circuncisión, sería igualmente condenable.
  14. Tito 3:5: “nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo.”
    1. Este versículo nos está diciendo que la regeneración es el lavado, no la regeneración por el bautismo. Aquí no se menciona el bautismo en agua y ciertamente tampoco hay mención de éste bautismo como necesario para la salvación.
  15. He 10:22: “acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpo con agua pura.”
    1. He 9:14: “¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vio?
    2. 1 P 1:2: “elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.” Todas estas referencias son de ceremonias del Antiguo Testamento como la de rociar la sangre para limpiar el templo (He 9). Esto fue lo que el sumo sacerdote hacía y Jesús, quien es nuestro sumo sacerdote de acuerdo al orden de Melquisedec, de igual manera, nos limpia con Su sangre. Esta es la forma como nuestros corazones son limpiados: porque somos rociados con la sangre de Cristo, no porque nuestros cuerpos sean sumergidos en el agua.
  16. 1 P 3:21: “El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios), por la resurrección de Jesucristo.
    1. Este versículo niega el bautismo en agua, diciendo que el bautismo que salva no es aquel que trata con la remoción externa de las inmundicias de la carne. En otras palabras, no es el agua lo que lava el cuerpo, sino el bautismo del corazón, el cual es la aspiración de una buena conciencia hacia Dios.
    2. Algunos piensan que el bautismo corresponde al Arca ya que fue el Arca la que los salvó a ellos y no el diluvio. Esta es una posibilidad, pero uno de los problemas con esto es que la interpretación no parece sostenerse gramaticalmente debido a que el antecedente del Bautismo es más en referencia al agua que al Arca. Pero el agua no salvó a Noé. (Leer Hebreos 11:7). Esta es la razón por la cual Pedro excluye el tema del bautismo en agua como si fuera éste el que nos salva, ya que continúa diciendo: “… (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios), por la resurrección de Jesucristo.” Pedro está diciendo que no es por la aplicación de agua que nos salvamos, sino es esa aspiración de una buena conciencia. Por lo tanto, el bautismo aquí, representa probablemente el desprendimiento de la vieja vida pecadora para entrar en la nueva vida; de la misma manera como las aguas del diluvio en los tiempos de Noé destruyó la vida pecadora para posteriormente entrar en una nueva vida.
    3. El comentario explicativo de Pedro nos muestra que el acto del bautismo físico no es lo que salva, sino el “bautismo de la aspiración de una buena conciencia hacia Dios”. Y esto se logra por fe, de la misma manera como la fe de Noé en Dios lo llevó a construir el Arca, entrar y permanecer en ésta.

 

 

 

 
 
CARM ison